Aena pone en riesgo el mantenimiento del empleo de la seguridad privada en el conjunto de su red aeroportuaria

Al concurso celebrado en recientes fechas donde se establecieron recortes de plantillas se une ahora un total desajuste en los procesos de formación de los vigilantes impulsado por AENA

Fruto de la crisis sanitaria los aeropuertos en general han disminuido significativamente su actividad, situación que afecta en la actualidad a un número importante de vigilantes de seguridad privada y también de servicios auxiliares que se encuentran en situación de ERTE.

En forma paralela AENA a través de AESA ha modificado los criterios de evaluación de los vigilantes de seguridad en cuanto al mantenimiento de las certificaciones que deben ostentar para realizar sus funciones en los aeropuertos. Este cambio de criterios de evaluación son desconocidos por el personal de seguridad privada así como las imágenes reproducidas en simuladores no obedecen a un criterio suficientemente objetivo. Estos procesos en caso de no ser superados por el personal de seguridad los inhabilita para seguir realizando sus funciones en el ámbito aeroportuario.

En este sentido UGT ha trasladado tanto a empresas de seguridad del sector como a la propia AENA la necesidad de establecer criterios más objetivos en cuanto a los exámenes a realizar así como dotar a los vigilantes de seguridad de una mayor formación previa para con tiempo suficiente adaptarse a las nuevas pruebas realizadas por AESA que además deberá concretarlas en mayor grado.

UGT sigue apostando por una formación permanente para el personal de seguridad privada de forma generalizada pero en este caso concreto entiende que AENA no puede utilizar a través de AESA un cambio en la actualización de los exámenes bajo criterios que no queden suficientemente clarificados y a su vez poniendo en riesgo el puesto de trabajo de vigilantes que durante años han demostrado su eficacia en cuanto al mantenimiento de la seguridad en el conjunto de aeropuertos.